lunes, 6 de febrero de 2012

Atrapados en el Día del Patrón

El 8 de febrero celebramos el Día del Patrón en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra. Es un miércoles en el que, en lugar de clases, hay actividades: un concurso tipo Atrapa un millón (del que, por cierto, me tengo que encargar yo; a ver qué pasa...), el entrañable partido de fútbol profesores-alumnos, paella solidaria organizada por Jorge Panera, proyección de los cortometrajes de la gente de 4º, actuaciones y arte en fcom on the stage...

Nos pidieron si podíamos hacer un vídeo viral para fomentar que la gente asistiera, en lugar de quedarse perezosamente en sus casas. Carlos Puig, Eduardo Vázquez y yo ya tenemos antecedentes en vídeos promocionales de humor, así que aceptamos la propuesta con una sonrisa y enseguida nos pusimos a pensar. 

La primera idea fue: alguien que no quiere ir al día del patrón. Entonces, no sé por qué, se me vino a la cabeza la imagen de Carlos (que ha terminado siendo actor y ha ayudado con el guion, el sonido y el montaje) imitando a ese caricaturesco personaje de Atrapado en el tiempo, diciendo "Phil?! Eh, Phil!", imitación que ya había hecho con anterioridad. Cuando pensé en eso, se lo comenté enseguida a Eduardo, con el que estaba de brainstorming en un descanso de clases. Ya teníamos un lugar de dónde partir: todos los alumnos de la facultad hemos visto Atrapado en el tiempo en el primer año.

Sabiendo que íbamos a contrarreloj, empezamos a perfilar frenéticamente el guion definitivo. Grabamos al día siguiente, el viernes, relativamente rápido, pues estaba todo a punto (aunque eso no nos libró de pasar frío en la escena de Carlos y Edu en el exterior). Aquí tenéis el resultado.


El principal patrón del guion resultó ser imitar casi al pie de la letra algunas de las escenas míticas de un día (el día, mejor dicho) de Phil Connors: amanecer con la radio, conversación incómoda (en nuestro caso, en el ascensor), encuentro con el amigo chiflado y amargura final en el sofá, tras un día desperdiciado. Obviamente, todo trasladado a nuestro contexto; Día del Patrón en lugar de Día de la Marmota, etc. Por cierto, conviene apuntar como curiosidad que el día en el que perfilamos el guion era 2 de febrero: el Día de la Marmota. ¡No digo más!

Grabamos prácticamente en sentido inverso: el jueves por la noche, Edu viendo la tele y volviendo a la habitación. Y el viernes empezamos con la escena de Jon Ander -aparición estelar!- caminando con los auriculares, luego la conversación con Carlos en el párking y al final de todo el amanecer. Ya en postproducción, grabamos las locuciones: la radio de la mañana, imitando a los locutores de la película, la conversación por teléfono mientras ve la tele (habréis notado que Edu estaba viendo el mítico capítulo de Atrapa un millón, de Remedios Cervantes jorobando al pobre concursante). Creo que, en todo el proceso creativo, la cantidad de burradas y paridas que se nos iban ocurriendo darían para hacer otro vídeo, que no duraría menos de 25 minutos, fijo.

Tengo que destacar la importante colaboración de Santi González Barros, con cuyo Mac hicimos la parte "dura" del montaje, y que también me ayudó a recortar y seleccionar las tomas buenas, darles continuidad de sonido, coherencia, etc. Nos salvó en el último momento.